Comunicado de la Agrupación Nacional ANUSATE

Desde la Agrupación Nacional Unidad y Solidaridad de ATE (ANUSATE) repudiamos la metodología de las compañeras y compañeros de la agrupación Verde y Blanca, que pretenden dirimir las diferencias y rivalidades políticas con la movilización que realizaron hacia  la sede Consejo Directivo Nacional del gremio cargada de amenazas e intimidaciones.

El jueves 15 de agosto, mientras la Junta Electoral Nacional de ATE presentaba el escrutinio parcial definitivo a las autoridades de la Secretaría de Trabajo de la Nación sobre las elecciones de nuestro sindicato del pasado 7 de agosto, un grupo de dirigentes y militantes llevó adelante una protesta en la puerta del sindicato, con el fin de intimidar con cánticos y amenazas, y desconocer los resultados de los comicios.

Esto sucedió en medio de una semana clave para todas las argentinas y argentinos que, mientras el presidente Mauricio Macri saquea a nuestro pueblo, llevamos adelante reuniones con diferentes organizaciones sociales, territoriales y sindicales para frenar la embestida del Gobierno. Sin embargo, la agrupación Verde y Blanca prioriza las discusiones internas y trata de quebrar la unidad de nuestro gremio.

El jueves pasado se otorgó asueto a las y los trabajadores de nuestro sindicato priorizando su integridad física, porque lamentablemente nadie se olvida de los incidentes que protagonizó la Verde y Blanca en el Hotel Bauen previo al Confederal del año 2016. Esa herida y otros hechos de violencia y patoterismo quedarán en la memoria, sabiendo que nuestra decisión JAMÁS será confrontar físicamente. Nosotros damos todas las discusiones políticas en asamblea y gana la mayoría que se prestó a la disputa democrática.

Evidentemente no es la propuesta que lleva adelante la agrupación Verde y Blanca, porque, en primer lugar, desconoce la voluntad de miles de afiliados y afiliadas que el pasado 7 de agosto decidió a través de su voto el triunfo nacional de nuestra ANUSATE. Y en segundo lugar, las juntas electorales provinciales que son presididas por su agrupación se niegan a entregar a la Junta Electoral Nacional los informes de Neuquén, Santa Fe, CABA y Corrientes.

Los resultados son categóricos y sin embargo, se niegan a reconocer el triunfo como sí lo hicimos desde nuestra agrupación en las provincias y seccionales donde ellos obtuvieron un mayor caudal de votos. Todo lo contrario, ensucian la historia de democracia y libertad sindical que tanto nos costó construir y denuncian fraude sin fundamentos.

Llamamos a la coherencia y pacificación en el accionar de la agrupación Verde y Blanca para que, en el futuro, se entienda que la decisión de las y los afiliados es el momento más sublime que tenemos que respetar entre todos.